A cuidarlo: El Salto del Tequendama ahora es Patrimonio Natural de los colombianos

Fotos: Instagram.

El Salto del Tequendama, ubicado en el municipio de Soacha -al sur de Bogotá- fue declarado Patrimonio Natural de Colombia.

La decisión hace parte del cumplimiento de una sentencia emitida en 2014 por el Consejo de Estado, en la que se ordenó la recuperación del río Bogotá y de la represa del Muña.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Buena Nueva (@buenanuevacol) el

Por esta razón, Ricardo Lozano, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, emitió la resolución que designa al Salto del Tequendama como Patrimonio Natural.

El funcionario aseguró que el principal objetivo de esta decisión es la conservación de los espacios naturales, sobre todo de este ecosistema que es un gran productor del recurso hídrico. Además, por su capacidad de captación de carbono.

“Lo que se busca es recuperar esta zona debido a la importancia histórica, ambiental y cultural que representa para nuestro país”, aseguró el ministro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Colombia, América 🇨🇴 (@colombia.gram) el

De acuerdo con Semana Sostenible, el área que fue declarada como Patrimonio Natural abarca un total de 10.422 hectáreas y hace parte del Distrito Regional de Manejo Integrado del Sector Salto del Tequendama – Cerro Manjuí.

Esta zona es el hogar de 120 especies de animales, entre ellos, el oso perezoso y el oso de anteojos. También hay allí gran diversidad de especies de árboles, plantas y flores.

El Salto del Tequendama le devuelve la vida al río Bogotá

La cascada del Salto del Tequendama, de 157 metros de altura, y el paisaje que la rodea es el único lugar turístico de los 380 kilómetros de extensión que tiene el río Bogotá desde su nacimiento hasta su desembocadura en el río Magdalena.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Keyner Ordoñez (@k.ord21) el

A pesar de la contaminación que tiene este caudal, la cascada le inyecta vida al río Bogotá.

Semana Sostenible explicó que antes de llegar a la cascada el agua está en su punto más alto de contaminación, pero al caer, el líquido entra en un proceso natural de oxigenación que le devuelve un poco de vida.

Durante ese proceso se descompone la materia orgánica y esto mejora un poco la calidad del río.

Facebook Comentarios

Andrés García
Acerca de Andrés García 1004 Articles
Comunicador Social - Periodista de la Corporación Universitaria Lasallista. Tiene más de 6 años de experiencia en medios de comunicación impresos y digitales, tales como el periódico El Mundo, la Casa Editorial El Tiempo y Minuto30.com.