Abandonado, así falleció el técnico argentino Daniel Silguero en Cartagena

El Litoral.
El Litoral.

Solo y en completo abandono falleció el técnico argentino Daniel Silguero, el estratega que se enamoró de la Costa Atlántica tras haber dirigido tres equipos en el país.

Después de varios días y a causa del fuerte olor fue hallado sin vida el estratega argentino, quien falleció en el baño de su apartamento ubicado en la ciudad de Cartagena.

Aunque no hay un dictamen de Medicina Legal, el reconocido adiestrador habría muerto como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio producto de una enfermedad, que venía causándole visible deterioro físico al adiestrador de  63 años de edad.

Uno de los primeros en darse cuenta de la situación fue el capitán de navío en retiro Pablo Galindo Falla, el primer accionista del Real Cartagena y quien fuera uno de sus amigos más cercanos.

Tal vez le interese leer La Equidad regaló vivienda para madre de jugador fallecido

“Él venía presentando un deterioro físico notable, cuando lo invitábamos a comer no probaba muchos los alimentos. La última vez que nos integramos como equipo de trabajo me dijo algo que me conmovió: que nosotros éramos su principal motivación de vida. Eso me llegó al alma como quiera que no entendía como alguien con familia pudiera decirnos eso. Es muy triste que haya partido de este mundo en esas condiciones”, contó el periodista Juan Carlos Revollo, de los ‘Galácticos del Deporte’, programa en el que Silguero colaboraba desde hace varios años junto al comentarista Hegel Ortega Madero, reveló El Heraldo.

Tras la muerte de Silguero, lo que más pena ha dado a sus colaboradores es que murió solo, debido a que por diferentes circunstancias ya no convivía ni con su hijo ni la madre de de éste.

En su país natal se le recuerda por haber dirigido a Unión y Colón ambos equipos de Santa Fe, al Unión Magdalena, América de Cali y Real Cartagena.

Alexander Bermúdez
Acerca de Alexander Bermúdez 832 Articles
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo