El actor colombiano Luis Tamayo asegura que le hicieron brujería

El actor colombiano Luis Tamayo reveló escabrosas declaraciones sobre un presunto acto de brujería del cual fue víctima y por el cual tuvo que sortear una serie de hechos desafortunados.

Desde hace varios años el reconocido actor costeño relató por menores de sus infortunios en una entrevista concedida al Canal Caracol.

«Empecé a tener muchas dificultades, me sentí enfermo, aislado, no me salía trabajo… era una persona que no me soportaba a mí mismo», dijo Tamayo al programa La Red, en declaraciones recogidas por El Espectador.

De igual manera, el actor que se crió en Plato (Magdalena) y Codazzi (Cesar) señaló que durante los últimos años tuvo serias dificultades para poder encontrar trabajo, situación que lo acongojó de manera crítica.

No obstante, un misterioso hombre se contactó con él y le dijo que un supuesto amigo le había hecho brujería y que lo había mandado a enterrar vivo; pero para despejar las dudas, este sujeto sorprendió a Luis diciéndole en detalle como era su personalidad.

Dicho esto, el actor intercambió números con el personaje para concretar una cita que terminó en el lugar más escabroso posible, en un cementerio.

Tomado de YouTube.

«Llegamos al cementerio y entramos, me dijo que cómprate unas flores porque había que hacer una pequeña ofrenda», recordó Tamayo mientras evoca los momentos en que tuvo que recorrer el camposanto, con un poco de incredulidad.

«Encontró dos muñecos que estaban con las piernas partidas y tenían unos alfileres estilo vudú», comentó el actor en el programa de Caracol Televisión.

Linkedin.

Ya con la neutralización de la maldición, el actor asegura sentirse renovado y sin una carga que llevaba a rastras con sus consecuencias, las mismas que hoy quedaron en el pasado.

El actor es recordado en la televisión colombiana por integrar telenovelas como Lecciones Para Un Beso, ¿Donde carajos está Umaña? y La Costeña y el cachaco.

Twitter.

Alexander Bermúdez
Acerca de Alexander Bermúdez 832 Articles
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo