Aida Victoria Merlano mostró como coquetea en una discoteca a ritmo de reguetón

Aida Victoria Merlano mostró como coquetea en una discoteca a ritmo de reguetón

Aida Victoria Merlano encantó a sus seguidores en Instagram con los dos pasos de reguetón que les enseñó para conquistar en la discoteca.

Como es bien sabido, desde hace unos meses la hija de la prófuga excongresista Aida Merlano se ha dedicado a ganar popularidad en las redes sociales.

Últimamente lo ha hecho publicando videos en los que habla espontaneamente de temas sexuales y sus experiencias en la cama.

Así lo estaba haciendo esta semana a través de un en vivo que hizo por medio de Instagram, donde estaba respondiendo preguntas sobre sus experiencias íntimas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Aida Victoria Merlano (@aidavictoriam) el

Sin embargo, de un momento a otro la joven Aida Victiria cambió de tema y empezó a dar tips para lograr una conquista mientras se baila.

Para ello puso de fondo la canción ‘Dile’ del reguetonero Don Omar.

Después hizo dos pasos. Uno lo llamó “el del bombillo”: en el que levanta un brazo y mueve la mano, como enroscando un bombillo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Aida Victoria Merlano (@aidavictoriam) el

El otro lo llamó “el dolor de espalda”: que es con una mano en la cintura mientras está bailando.

“En realidad estos pasos no son para conquistar, van es a espantar al que sea, pero no importa esos son mis pasos de discoteca”, manifesto Aida Victoria.

Al final, la hija de la excongresista aclaró que sí sabe bailar y que la demostración que acababa de hacer solo fue por “mamar gallo”.

Estos son los pasos con los que Aida Victoria Merlano conquista en una discoteca:

Facebook Comentarios

Andrés García
Acerca de Andrés García 879 Articles
Comunicador Social - Periodista de la Corporación Universitaria Lasallista. Tiene más de 6 años de experiencia en medios de comunicación impresos y digitales, tales como el periódico El Mundo, la Casa Editorial El Tiempo y Minuto30.com.