Desmienten que pareja de extranjeros canceló su boda en Cartagena por supuesta amenaza

Imagen tomada de JetSet.com

Cartagena con su ambiente colonial de su ciudad amurallada, sus playas y paisajes para fotografías perfectas, es foco para que parejas se imaginen su boda en el corralito de piedra y demás espacios.

Sin embargo el plan de Becky Stein se  vio arruinado y no precisamente por que su novio le fallara o los preparativos no estuvieran listos.

La ceremonia que estaba planeada para ser celebrada el fin de semana del 10 de febrero, tuvo que ser cancelada, la esposa recibió una llamada en la que un hombre se identificaba como miembro de la guerrilla del ELN y mediante la cual le hacía saber que su boda no podía llevarse a cabo.

como cambio exigían un total de USD 300.000 para garantizar la seguridad del evento.

A menos de una semana, con todos los preparativos listos, 400 invitados internacionales confirmados y reservaciones en el Hotel Santa Clara de Cartagena se vio afectada la ceremonio.

La pareja de novios que vive en Estados Unidos tuvo que hacer un drástico e inesperado cambio de planes en lo que para ellos era la boda que sellaría un pacto para toda la vida.

La novia, según informó Blu Radio, es una chica norteamericana de madre colombiana, y el novio, un joven belga, decidieron enviar un emotivo mensaje a todos los invitados para informar sobre el cambio de sede del matrimonio y los motivos del mismo.

Comunicado de la pareja:

a través de un mensaje de whatsapp, familiares de la novia decidieron poner en marcha una investigación, que lograron concretar que la persona que se había identificado como alias “Camilo” no pertenece a ninguna célula de la guerrilla del ELN.

Comunicado del hotel en Cartagena

 

Al finl Agradecen que se efectúe la aclaración en los medios, donde ha sido publicado que el Hotel Sofitel Legend Santa Clara, no era sede de esta boda.

Facebook Comentarios

Estefanía Useche
Acerca de Estefanía Useche 157 Articles
Comunicadora social periodista de la Corporación Universitaria Minuto de Dios