Llegaron a Colombia las primeras muñecas hiperrealistas para alquilar

El Distrito Dolls - Facebook
El Distrito Dolls

A la capital del país arribó la primera agencia de alquiler de muñecas sexuales de gran detalle en el país, donde las personas podrán “terminar con su verano” y sin ningún compromiso.

La nueva agencia llamada El Distrito Dolls ya abrió en Bogotá y tiene entre su inventario a cuatro muñecas hiperrealistas y de gran voluptuosidad.

El Distrito Dolls

Kazumi, Vanesa, Ana y Kate, son las pioneras muñecas de estaturas entre 1.32 cm y 1.65 cm, de pieles blancas o bronceadas, y ojos cafés, azules o verdes, con rasgos extremadamente reales.

El Distrito Dolls

“Es un servicio sin precedentes en Latinoamérica que tiene diversas garantías de seguridad y que pone al alcance de los colombianos, muñecas sexuales hiperrealistas con las que podrán cumplir sus fantasías en la reserva y comodidad de su espacio personal”, asegura Patricia Gutiérrez, directora ejecutiva de www.eldistrito.co a Publimetro Colombia.

El Distrito Dolls

Las personas interesadas en alquilar estas muñecas las podrán hacer desde el portal www.eldistrito.co, donde podrá mirar el catálogo acorde con sus preferencias sexuales, además de los precios que van desde $130.000 hasta $160.000 por 45 minutos (tanda), con descuentos especiales por introducción y plan nocturno.

El Distrito Dolls

Adicionalmente, a la persona se le entregará la muñeca en el lugar deseado y un kit de limpieza para que el cliente la limpie una vez finalizado el encuentro.

“Nuestro personal ubicará la muñeca donde el cliente desee y le entregará además un kit de uso que contendrá, dentro de varios elementos, un preservativo que es de uso obligatorio. Después de 45 minutos se retirará la muñeca, y se revisará su estado para poder devolver o no el boucher”, sostiene la funcionaria.

El Distrito Dolls
Facebook Comentarios

Alexander Bermúdez
Acerca de Alexander Bermúdez 832 Articles
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo