Enfermedades y su relación con las emociones

Durante años, la ciencia se ha encargado de estudiar las causas que hay detrás de las enfermedades que padecemos y, aunque sus avances han permitido desarrollar tratamientos para muchas de ellas, cada vez toma más fuerza la idea de que las razones de los males que nos aquejan son más emocionales que físicas.

Actualmente, enfermedades como el cáncer, la hipertensión, la diabetes, las disfunciones cardíacas, las dolencias y los desórdenes nerviosos, entre otras, son atribuidas al pesimismo, los temores y los sentimientos reprimidos; todas estas, emociones negativas que afectan nuestro organismo y su funcionamiento.

Así lo han creído muchas personas alrededor del mundo. Una de ellas, fue Louise Hay, quien vivió convencida de que “toda enfermedad es producto de una falta de amor hacia uno mismo en algún aspecto concreto de nuestra vida y, por tanto, de nuestro pensamiento”; como lo explica en su libro ‘Sana tu cuerpo’.

La buena noticia es que, así como en cada uno de nosotros está la causa de nuestras enfermedades, también lo está su cura.

Según lo expone clarin.com, Debbie Shapiro -maestra espiritual especializada en la conexión Cuerpo-Mente-, afirma que es necesario comenzar por descubrir “cuál es nuestro conflicto interno. Luego, enfrentarnos a él y transformarlo en paz y armonía para lograr que la curación tenga efecto”.

Las siguientes son algunas de las enfermedades y su relación con las emociones, explicadas por Shapiro en su libro ‘La conexión cuerpo mente’:


Alergias. Tienden a indicar un nivel profundo de temor, un miedo a participar plenamente de la vida o a alejarse de la “zona de confort”.

Cabeza. Su dolor suele indicar una incapacidad para expresar o recibir sentimientos (amor, aceptación, ira, odio o rechazo).

Cuello. Un cuello con poca movilidad indica una visión muy rígida y limitada, obstinación y una mentalidad estrecha. Puede, también, ser la reacción a un estrés extremo que nos infunde el deseo de encerrarnos y limitarnos.

Espalda. Es el lugar en el que enterramos sentimientos y experiencias que nos han causado daño o confusión. El dolor de espalda indica un deseo de evadirse de algo, de volver la espalda a ello; o la necesidad de quitarnos “un peso de encima”.

Corazón. A través de los ataques al corazón, el cuerpo nos advierte que hemos ido demasiado lejos, que estamos prestando demasiada atención a aspectos materiales y no dedicamos suficiente atención a la familia o a los afectos.

Hipertensión.  Es causada por un profundo temor y falta de confianza, la sensación de que corremos peligro constante y debemos estar alerta. Esto puede atribuirse a alguna experiencia traumática en el pasado.

Infecciones urinarias (cistitis).  Se debe a una falta de expresión de los sentimientos negativos que tienen que ver con las relaciones.

Pies. Los problemas en los pies indican que podemos tener dudas acerca del rumbo que debemos tomar, así como una falta de seguridad y estabilidad en nuestro entorno.

Es momento de tomar conciencia acerca de aquello que debes sanar, para mejorar tu salud y tu estado de ánimo ¿no crees? 

Fuente: clarin.com, analitica.com, almacuerpoymente.com

Facebook Comentarios

Carolina Galindo López
Acerca de Carolina Galindo López 88 Articles
Comunicadora Social - Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana Especialista en Gerencia de la Comunicación Organizacional de la misma Universidad