Entre lágrimas, Linda Palma contó que se desplomó en el TransMilenio y nadie la ayudó

Entre lágrimas, Linda Palma contó que se desplomó en el TransMilenio y nadie la ayudó
Foto: Canal Capital

La presentadora Linda Palma ha contado en varias ocasiones lo duro que ha sido su enfermedad y lo orgullosa que siente de sí misma por haberla superado.

Linda Palma sufre de una esclerosis múltiple, enfermedad que afecta el sistema inmunológico e irrumpe la conexión entre el cerebro y el cuerpo, por lo que tuvo que volver a aprender a caminar.

La enfermedad aunque puede controlarse por medio de tratamientos, no tiene cura.

https://www.instagram.com/p/BuuzOiuFKIq/?utm_source=ig_web_copy_link

La presentadora decidió abrir su corazón y hablar de su problema para el programa ‘Ellas dicen’ del Canal Capital, allí reveló algunos secretos que no se había atrevido a contar.

La primera recaída

Linda contó que esta enfermedad se manifiesta en el cuerpo cuando hay cuadros de estrés, depresión y cuando está débil y recordó con mucha nostalgia su primera crisis hace 8 años.

“Estaba en una fila eterna del TransMilenio y de la nada me caí y no me pude volver a levantar. Lo más duro fue que nadie me ayudó”, relató entre lágrimas.

Después de varios minutos de estar tirada en el piso sin poder levantarse, un universitario se le acercó y le regaló un minuto para llamar a su mamá.

La única forma de poder prevenir futuras crisis era siguiendo al pie de la letra el tratamiento, que constaba de varias inyecciones que debía aplicarse 3 veces a la semana.

Al principio estuvo muy juiciosa, pero eso comenzó a causar una gran depresión y dejó poco a poco de aplicárselas.

“Nadie sabía de mi enfermedad, yo iba a trabajar con mucho dolor, pero nadie sabía nada”, contó.

La crisis más grande

Debido a su descuido, en 2016 sufrió la mayor recaída. Todo comenzó porque su novio se percató que ella no podía manipular los cubiertos, ni siquiera levantar un vaso de agua.

https://www.instagram.com/p/B2HzwtQF1T6/?utm_source=ig_web_copy_link

Una de las cosas más duras que enfrentó fue su problema de los ojos, pues no podía ver bien. Además de un día levantarse y no poder caminar.

“Mis papás nunca me vieron con ojos de lástima y eso lo agradezco mucho”

Entrevista completa:

Facebook Comentarios