Frases típicas de la mamá colombiana

Hay dos cosas que las mamás colombianas nunca van a aprender, primero, a escribir en el celular con los dos pulgares y segundo, el verdadero significado de la frase “Ya vooooy mamá”.

Y es que las mamás son muy especiales. Siempre están ahí cuando uno las necesita, nos aconsejan, nos protegen, nos ayudan a comprender la vida, y lo más importante, tienen un nivel de acertividad del 99% en todos los consejos y regaños que nos dan.

Si su mamá le dice que no se suba en la mesa porque se cae, hágale caso, ellas tienen ese poder de identificar el peligro –o de echarle la sal a uno- y si le dice que “se abrigue bien porque el sereno (o chiflón) le hace daño”, póngase una chaqueta, porque ellas también tienen el poder de ver el futuro –o nuevamente, de echarle la sal a uno-

Y es que las mamás lo puede todo: sanar una herida cantando una canción, quitar un dolor con alguna bebida rara y llena de hierbas, enseñar alguna lección de la vida con un buen correazo, revivirlo a uno de un guayabo con un caldito de pollo y hasta encontrar el más mínimo objeto que uno creía perdido para siempre.

En este mes, le queremos rendir un homenaje a todas las madres colombianas, que con sus particulares frases y su puntería con la chancla, nos han ayudado a ser mejores personas en este mundo.

FRASES QUE TODA MAMÁ COLOMBIANA HA PRONUNCIADO ALGUNA VEZ EN SU VIDA:

Porque sí, porque soy su mamá

Se lo dije

Mientras usted viva bajo este techo y entre estas cuatro paredes, se hace lo que yo diga ¿me entendió?

Se me está llenando la taza

Y la próxima vez, le voleo ese mascadero

frase-mama

¿En qué idioma tengo que hablarle para que me entienda?

¿Qué van a hacer ustedes cuando yo ya no esté? Los quiero ver, los quiero ver sufriendo

Quédese quieto que se va a caeeeer

(Y seguido a esta frase) Si ve, yo le dije, pero como nunca me hace caso. Llore y verás

¡Usted verá!

Me va a oír, espere que lleguemos a la casa porque me va a oír.

¿Y usted qué cree, que yo estoy pintada en la pared?

¡Búsqueme, búsqueeeme búsqueme que me va a encontrar!

¡Es que le entra por un oído y le sale por el otro!

frase-mama

Cuando usted va, yo ya he ido y vuelto dos veces

Algún día me lo va a agradecer y ojalá no sea tarde

¿Y usted qué creyó, que esto es un hotel?

¡Ay, me tenía con el credo en la boca!

¡Ay Dios mío bendito este muchachito cuando va a entender!

¿Y desde cuándo los pájaros tirándole a las escopetas?

frase-mama

Tranquilo que en la casa arreglamos

¿Usted cree que yo nací ayer cierto?

¡Métame los dedos a la boca a ver si muerdo!

Páseme la cosa esa que está encima de la cosita que está colgado del churumbelo ese, ahí, vea, más arribita, desde aquí lo estoy viendo

¡Ay donde vaya yo y lo encuentre!

¡Qué es ese chiquero de cuarto!

Hay gente que no tiene que comer y usted botando la comida

¡Ay donde yo le hubiera contestado así a mi mamá!

¡Yo que le enseñé a escribir y a orinar y usted no me tiene paciencia para enseñarme a usar este aparato!

Ni un minuto más, ni un minuto menos ¡y ay donde me llegue a dar cuenta que llegó después!

Yo le dije, el perezoso trabaja doble

¿Y a mí qué me importa lo que hagan sus amigos?

¡Estas no son horas de llegar a una casa decente!

Cuando tengas hijos te vas a acordar de mí

Claro, como aquí tienen la sirvienta que les hace todo

Un día de estos se van a levantar y no me van a encontrar

Esa amistad no me gusta, no me gusta para nada

Para que le hagan un favor a uno hay que arrodillarse, en cambio viene cualquiera de la calle y salen corriendo

Mire culicagado, a mí no me conteste ni me alce la voz

(Y acto seguido…) ¿Y por qué se queda callado? ¿Cree que le está hablando un palo o qué?

Espere y verá que llegue su papá

frase-mama

¿Y le parece que estas son horas de decirme que necesita una cartulina para mañana? (domingo, 10:00 p.m.)

Perate y verás que si te voy a dar un motivo para que llores con gusto

No se dice que, se dice señora

Que ya voy no, venga ya que lo estoy llamando

Eso es por andar pegado de ese celular

Vaya pregúntele a su papá

Más sabe el diablo por viejo que por diablo

Cada mamá es única, pero también, todas las mamás colombianas tienen algo en común: cuando usted esté más cómodo, cuando encontró el punto perfecto para descansar, cuando por fin todas las almohadas encajan perfectamente, usted escuchará a su mamá gritar: Mijo….. ¡La Rooooopaaaaa!

Facebook Comentarios

CarolinaJordanN
Acerca de CarolinaJordanN 718 Articles
Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín