Hallazgo de reptil muerto en un vaso de helado causa revuelo en Barranquilla

Tomado de Restaurante Fin Mundo.
Tomado de Restaurante Fin Mundo.

A través de las redes sociales hay indignación por el hallazgo de un reptil al interior de un vaso de helado de una reconocida empresa colombiana, un hecho que le habría generado malestares a dos de los afectados.

Una de las afectadas, Giselle Massard, relató en su cuenta de Facebook los instantes antes y después de encontrar al animal muerto al final del vaso que contenía un litro de helado.

«A todos lo que me preguntan por el caso del helado les quiero decir: Esta ha sido una historia como de película de terror. Es tan inverosímil que nadie lo puede creer, pero la prueba la tengo bien guardada en mi congelador y la empresa ya está al tanto de lo que está pasando», denunció la mujer.

Pero eso no es todo porque dos de sus acompañantes y quienes también comieron del mismo recipiente, empezaron a tener complicaciones en la salud.

«Ellos saben muy bien que Estefanía Calderón Potes ha estado enferma, los médicos la examinaron e incapacitaron ayer. La que se comió la mitad de un animal, que ni se sabe que es (culebra, geko, cuqueca, salamandra, etc) fui yo, que le tengo pavor a los reptiles y sabía a “pescado enhielado”. Otro de los afectados, que también comió del helado fue Keko Angulo.»

«Lo que no está NADA claro es como llega un producto defectuoso a las manos de un consumidor, poniendo en riesgo su salud. La empresa Tiene mecanismos para trazar la fabricación del producto y saber como llegó ese espécimen al fondo del tanque. Y los consumidores al comprar un producto tenemos derechos, que están consignados en el estatuto del consumidor. El resto es bla bla bla.».

Hasta el momento la empresa implicada no se ha pronunciado al respecto.

 

Facebook Comentarios

Alexander Bermúdez
Acerca de Alexander Bermúdez 832 Articles
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo