Hubo más votos anulados que los obtenidos por Uribe en el Senado

Fotos: El Colombiano

Las elecciones del pasado 11 de marzo reafirman algunos de los comportamientos habituales de la política electoral colombiana.

Uno de ellos el abstencionismo, que sin duda alguna fue el gran protagonistas de estos comicios, así lo indicó la Revista Semana

De los más de 36 millones de colombianos habilitados para votar, sólo el 48% ejerció su derecho, es decir que cerca de 18,6 millones se quedaron en casa sin participar políticamente.

Y aunque este fenómeno pudo influir a favor de los partidos políticos más votados en el congreso: Centro Democrático, Cambio Radical, Partido liberal y el Conservador, no fueron los ganadores absolutos.

Tal vez, con una mayor presencia de electores, los resultados habrían sido diferentes.

Pero, si hay un dato particularmente inquietante, es que los votos nulos, obtuvieron 1´134.108 votos, superando a los que obtuvo el hoy senador Álvaro Uribe, con 873.087 votos, que le dieron el título del senador más votado en la historia de Colombia.

El asunto adquiere mayor relevancia, si se contempla que dicho resultado nos es producto de una actitud de protesta sino de falta de pedagogía electoral para comprender el tarjetón.

Además del abstencionismo y los votos nulos, los no marcados fueron tan superiores que podrían haber sido suficientes para que un partido alcanzara 5 curules, 868.598.

De esta forma, el resultado de votos no marcados fue incluso mayor a los que obtuvo la bancada de Polo Democrático con 753.983.

Lo que suma y lo que resta estos votos

Si se suman el total de votos nulos y no marcados para la cámara serían igual a más de dos millones (2´195 mil) votos que dejarían atrás los obtenidos por Cambio Radical (2’ 140 mil).

Foto: Diario del Huila

E incluso le harían competencia al Partido Liberal que se llevó la mayor cantidad de votos.

A pesar de que este año salieron más colombianos a votar que en las lecciones del 2014, no deja de ser preocupante que quién elija sea el desconocimiento y la falta de información.