La historia de la mujer que puso a llorar al hijo del empresario Arturo Calle

Captura de vídeo - Jefe en cubierto
Captura de vídeo – Jefe en cubierto

Pocos jefes tienen la fortuna de conocer a las personas que con pequeñas acciones hacen grandes a sus empresas. Pero Carlos Arturo Calle, hijo de Arturo Calle y gerente de la empresa que lleva el mismo nombre de su padre, tuvo la oportunidad de infiltrarse en su compañía para conocer de cerca a los empleados que junto a él posicionan la marca como una de las más grandes del país.

Jefe Encubierto, programa que transmite RCN, convirtió al gerente general de la firma en Ricardo Gómez, un hombre de 40 años que ingresó a un nuevo programa de contratación para personas mayores en el mercado laboral.

Captura de video – Jefe encubierto

Ricardo pasó una semana en diferentes áreas de la compañía recibiendo inducciones para posteriormente trabajar por un día. Acompañado de una cámara de video el jefe infiltrado planchó, organizó mercancía en las bodegas, vendió ropa, limpió los almacenes y fabricó zapatos.

Entre las muchas actividades que realizó, el heredero de la compañía tuvo la oportunidad de escuchar de boca de sus trabajadores lo que significa la empresa para ellos y las historias de vida que se esconden detrás de cada uno.

Captura de video – Jefe encubierto

Paola Cadavid, vendedora de uno de los almacenes de la marca en Bogotá, le contó a Ricardo que su trabajo es una bendición pues la mujer está desahuciada y en cualquier momento puede morir. Sus pulmones ya no tienen vitalidad porque la joven se fumaba 40 cigarrillos diarios, además tiene un problema en el corazón y por eso lleva puesto un marca pasos.

Por si fuera poco sus dos bendiciones, como ella llama a sus hijos, no viven con ella porque la familia del padre de sus niños se los quitó.  Ahora el único sueño de Paola es tener una casa propia para ella, su padre y su hermano, sin embargo por su condición le han cerrado las puertas y por eso no ha podido acceder a un auxilio de vivienda.

Captura de video – Jefe encubierto

Carlos Arturo, conmovido después de escuchar la historia de cinco de sus empleados, decidió hacer algo por ellos. En un gesto de bondad decidió reconocerles el esfuerzo, especialmente a Paola quien, desgraciadamente, tiene los días contados.

“Paola, yo me interesé mucho en el caso tuyo y queremos ayudarte […]. Primero, quiero que te hagas un chequeo, en una clínica especializada, personalmente me voy a encargar de hacerte un seguimiento estricto de tus tratamientos y cómo va a evolucionar tu caso”.

Asimismo, le prometió ayudar a su padre para que él también se haga un chequeo de salud. Y, por último le dio la noticia de su vida:

“Me dijiste algo que lo sigo recordando y creo que no es justo, o sea, tú decías que no habías accedido al auxilio de vivienda porque no sabías cuánto tiempo de vida te quedaba. Te vamos a dar el auxilio de vivienda como prueba de que vas a salir adelante y que vas a estar muchos años más con nosotros”.

Captura de video – Jefe encubierto

Con una sonrisa en los labios y el corazón hinchado de felicidad Paola agradeció al gerente de Arturo Calle la oportunidad de cumplirle su sueño.

“Dios me los bendiga, yo la verdad agradezco todo eso y por eso es que ustedes han crecido porque Dios sabe los corazones que tienen ustedes”.

Con un fuerte abrazo Carlos Arturo Calle y Paola Cadavid cerraron el trato.

Facebook Comentarios

Estefanía Pereira
Acerca de Estefanía Pereira 342 Articles
Periodista egresada de la Universidad de Antioquia