Me revienta la máscara de apariencia

Me revienta la máscara de apariencia

Me revienta la máscara de apariencia

Mi acercamiento a Jesús me ha llevado a mirarme al corazón, a buscar los motivos limpios y puros de todo lo que hago. Jesús me ha llevado a amar la verdad y ser libre en la verdad. He aprendido a tener un corazón transparente, verdadero, sincero. Intento ser auténtico y no soporto la mentira, la doble cara, el juego sucio. Me revienta la máscara de apariencia: la careta. He aprendido a dar la cara y a ser yo mismo, a ser desde la realidad de mi vida. No me gustan las aguas sucias del río; busco el agua pura del manantial.

Y aquí estoy en mi vida queriendo ser verdadero en mis relaciones con la gente. Verdadero con los de mi casa; reconozco que antes de mi encuentro con Jesús no lo era. Hubo ocasiones en las que hice de la mentira, verdad. Además la mentira se convirtió en mi modo de vivir, es por ello que me inventaba frasecitas como “Yo no mato, no robo ni le hago mal a nadie” o, “yo voy a Misa cuando me nace”; frasecitas de cajón que, lo único que hacían era ahogar la voz de Dios en mi corazón. Me vanagloriaba decir que creía en Dios a mi manera. Me gustaba quedar bien; no me importaba ser falso, sucio, hipócrita, con tal de conservar mi imagen. La trampa es cobardía. La astucia es impotencia, debilidad. No quiero seguir mintiéndome a mí mismo cuando yo sé la realidad de mi corazón.

No quiero ser traidor en mi seguimiento de Jesús. No quiero aparentar lo que no soy. No quiero defraudarle, fallarle. Siento que me ama como nadie. Siento que ha puesto en mí su confianza y quiero serle fiel. Además, yo sé que Él es fiel totalmente; que en Él la Verdad es plena. No quiero ser cobarde ni miedoso.

 

Presbítero Carlos Mario Hincapié

Parroquia Santa Juana de Arco

Daniel Rodríguez Poveda
Acerca de Daniel Rodríguez Poveda 385 Articles
Abogado Magíster en administración de empresas. Profesor universitario y pionero en transformación digital para el crecimiento económico y social de Colombia, reconocido por el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones.