Papa Francisco estremeció al mundo entero al dar la bendición frente a la plaza vacía

Papa Francisco
Foto: Internet

En la inmensa historia que tiene la Basílica y la plaza de San Pedro, nunca se había vivido una homilía del ‘Urbi et Orbi’ sin público.

Dicha frase en castellano traduce, (la ciudad y el mundo), haciendo énfasis en que la oración va dirigida para Roma y todo el mundo.

En la solitaria oración realizada por el Papa Francisco, se escuchó el evangelio según San Marcos, donde describen una tormenta que azotó la embarcación en la que dirigía Jesús y sus discípulos.

El versículo reza que los discípulos estaban temerosos por la posibilidad inminente de que la embarcación se hundiera.

Sin embargo, Jesús para calmarlos les dice “por qué temen, ¿acaso no tienen fe?”, dando a saber que si tenían fe, nada les pasaría.

En esta cita bíblica, el sumo pontífice relacionó la situación actual con el coronavirus y aunque se pide mucho recogimiento, también se pide que no se tenga miedo “juntos vamos a sacar esta barca adelante”

“Nos azotó una tormenta inesperada”

https://twitter.com/lizethconzeta01/status/1243591654327517184

La oración del ‘Urbi et Orbi’ se realiza dos veces en el año (el domingo de pascua y el día de navidad) y es la bendición para Roma y el mundo entero que se remonta de tiempos históricos, la edición de hoy fue extraordinaria, por los acontecimientos del Coronavirus.

Con esta bendición se espera que aproximadamente 1.300 millones de católicos en el mundo recibieron la indulgencia plenaria, lo que traduce, el perdón de los pecados.

Además de la bendición, el Papa oró frente a un Cristo al cual se le atribuye que haya sanado a Roma, luego de padecer una peste que los estaba afectando hace casi 500 años.

https://twitter.com/ivanper_21/status/1243599674600284160

Luego de esta oración el jerarca de la iglesia católica ingresó en la basílica de San Pedro donde oró frente al “Santísimo Sacramento del Altar”.

Elevó el santísimo y dio su bendición a todos los católicos y no católicos en el mundo.

Con esta oración, el Papa le pidió a Dios “Consolar los corazones y dar salud a los cuerpos”, orando por las casi 500 mil personas afectadas por el virus en todo el mundo.

Facebook Comentarios