“Papá, ¿me das 200 pesos para tomar fresco con mis amigos?”: Hijo de los 80s

amenfuck.blogspot.com.co

Y es que la costumbre era que los abuelos nos dieran un billete de 200 pesos, con ese rostro de José Celestino Mutis nos alcanzaba para los recortes de panadería, las “moneditas” para jugar Pac-Man, los muñecos que bajaban en paracaídas y el minisiguí.

Ese billete alcanzaba para buscar los bolis, apostar los tazos y comprar chitos, porque no había ni siquiera la mitad de los productos que hoy resaltan en las loncheras. Daba para las sorpresas en un San Alejo y quedaba un poco para meterle al marranito.

200 pesos oro Colombia
www.officeformats.com

Y si nos preguntamos ¿hoy qué hago con 200 pesos?, si acaso una llamada telefónica, si estamos de buenas y todavía recibe monedas de las nuevas, para ajustar un pasaje de transporte público, la propina del domicilio o la liga del que se monta en el bus a deleitarnos con su talento.

El dinero de nuestros abuelos rendía mucho, un apartamento no valía más de 3 millones de pesos, donde comía uno comían 10, la casa era de puertas abiertas para los vecinos y pedíamos un “poquito” de azúcar.

200 pesos oro Colombiano
www.officeformats.com

Hoy queremos retomar esos billetes, los de 100, 200 y 500, pero porque les quieren sacrificar un cero a la derecha para jugar con nuestros sentimientos, para que nos creamos que con 200 pesos vamos a comprar el diario o le vamos a dar a nuestros hijos para que salgan con los amigos.

Pero no es tan fácil, más cuando en nuestro país la gasolina es de las más caras, el costo de vida es similar al de los que viven en Suiza y nos prestan plata al 20 sino “le mandamos el de la moto”, nos cobran por saber cuánto consignaron de nómina y cada vez se inventan más impuestos.

Facebook Comentarios

Jhoana Marcela Muñoz
Acerca de Jhoana Marcela Muñoz 144 Articles
Comunicadora Periodista de la Corporación Universitaria Lasallista - Diplomado en Ambientes Virtuales de Aprendizaje