Pareja de presentadores colombianos fue víctima de una estafa de $600 millones

Imágenes tomadas de Instagram @monihernandeztv
Imágenes tomadas de Instagram @monihernandeztv

Se trata de Mónica Hernández y Amador Padilla, quienes se conocieron cuando trabajaban en el programa Bravísismo de Citytv.

La pareja reveló para La Red Caracol, que fueron víctimas de una estafa millonaria en una pirámide en la que invirtieron la gran suma de dinero.

Los responsables de la estafa serían el pastor Andrei Riaño, quien los persuadió de invertir en productos para proveer a petroleras, y su hermana, Lilibeth Riaño.

Estos hermanos utilizaban el dinero para distribuir productos a petroleras. Hernández y Padilla les fueron entregando pequeñas cantidades que se fueron incrementando con el tiempo hasta alcanzar los 600 millones de pesos.

Amador invertía en el negocio la mayor parte del dinero que ganaba en las fiestas que animaba y con el tiempo comenzó a ver utilidades de hasta el 70 % del valor invertido.

Sin embargo, su esposa dudaba de la legalidad del negocio, pero con el tiempo también cayó:

Lastimosamente la pareja cometió el error de no haber firmado algún tipo de contrato con los hermanos Riaño, pues confiaban en su buena fe.

Llegó el momento en que el pastor y su hermana empezaron a incumplir con los pagos y para el mes de octubre ya no hubo dinero para nada, dijo Hernández.

La pareja de presentadores indicó que hay varios famosos más involucrados con los Riaño, pues según Padilla, el Pastor se movía en el medio.

La Red constató dicha afirmación comunicándose con algunos actores que también invirtieron dinero en el negocio, pero estos se negaron a declarar.

Algunos aseguran estar en negociaciones con los Riaño, otros indican estar recibiendo su dinero, pero pidieron al programa no ser identificados.

A continuación la entrevista completa para La Red

Sebastian Urrea
Acerca de Sebastian Urrea 475 Articles
Comunicador social y periodista de UNIMINUTO, apasionado por el deporte, los medios digitales y la música tropical. Alegre, positivo y espiritual.