¿Qué pasó con los Emo? Te contamos que ha sido de esta subcultura en Colombia

Fotos tomada de images.vice.com
Fotos tomada de images.vice.com

Muchos se preguntarán que se hicieron la gran cantidad de jóvenes que hace apróximadamente 10 años, caminaban por las calles del país vestidos de negro y con un particular flequillo que les cubría el ojo. 

Estos jóvenes vivían la tristeza en toda su expresión y los colores oscuros eran su principal característica.

Hoy en día, esta subcultura, no se ve en las calles del país, los Emo, al parecer desaparecieron.

Un estudio realizado por la psicóloga María Eugenia Reátiga, revela que las identidades de estos jóvenes son parciales, transitorias y circunstanciales.

«Están siempre en la búsqueda de su identidad en esa etapa de rupturas. Son bidimensionales porque se basan en características físicas, por ello, son susceptibles a la moda y las apariencias.»

«Es importante resaltar que en la mayoría de adolescentes estas etapas son transitorias»

La desaparición de esta subcultura se da más que todo porque los jóvenes que hacían parte de ella, hoy son adultos. 

Y en ese orden de ideas, la identidad de la persona ya se ha transformado.

Pero… ¿Qué se hicieron los Emo?

Las personas que normalmente estaban vinculados a esta subcultura, rondaban entre los 14 y 20 años. 

El Heraldo, habló con dos personas que pertenecieron en su momento a la subcultura y reflejaron qué fue lo que pasó con los Emo.

Inicialmente, María Alejandra Guzmán Payares contó que las emociones desbordantes son la razón de ser de este grupo de personas. 

Además, aclaró que no todo son emociones malas, el amor y la felicidad también hacen parte de ellos.

María Alejandra fue Emo cuando tenía 15 años y afirma que lo hizo porque no se sentía aceptada. 

«Cuando eres diferente quieres sentirte parte de algo, ser aceptado por otras personas que tienen problemas similares a los tuyos».

«Puntualmente, mis problemas estaban relacionados con el sobrepeso y una muy baja autoestima».

Roland Larios San Juan fue otro de los jóvenes que en esa época fue Emo.

Hoy en día es un abogado y acepta que cuando entró a la universidad, todo cambió por completo. 

«Mi experiencia fue de contrastes y progresiva. Comenzó con la vestimenta negra, tenía el pelo largo y casi 10 manillas en cada mano, me echaba polvo de cara en abundancia. La satisfacción que sentía era máxima».

Además indicó que todo fue producto de una falta de identidad propia y carácter.

«Si bien no estoy orgulloso de eso lo apropié porque gran parte de mi personalidad se forjó en ese tiempo».

Los Emo no desaparecieron

Muchos de estos jóvenes que fueron Emo hoy tienen una vida común y corriente.

Incluso, otros se han incorporado a otras subculturas que van surgiendo.

Pues, estas subculturas, al igual que la sociedad, están en constante transformación. 

La psiquiatra Claudia Velásquez, afirma que:

«A medida que la sociedad se complejiza ellos también evolucionan y se pueden encontrar con similares características, pero con otros nombres y particularidades».

Finalmente, María Alejandra se fue a vivir a Argentina y es estudiante de Trabajo Social.

Indicó que cuando «maduras ya no necesitas buscar refugio en una subcultura«.

Por su parte, Ronald se graduó que abogado e indicó que: «menos mal ya crecí».

Fernanda Rodríguez
Acerca de Fernanda Rodríguez 487 Articles
Comunicadora Social y Periodista de la Corporación Universitaria Minuto de Dios Diplomado en Comunicación Estrategica