Es el pueblo colombiano donde dicen que existen las brujas por montones

unal.edu.co

La brujería en Colombia llegó a muchas partes y se extendió por el río Magdalena. Este pueblo colombiano de las fotos fue uno de ellos, lo identifican por ser habitación de brujas, el cual es viejo pero muy original. Se trata de la Jagua, el cual está ubicado a 10 kilómetros del municipio de Garzón, Huila.

Y no es en vano que lo conozcan por ser el pueblo de las brujas, pues ha sido cuna de la hechicería y brujería, pues llegaron aborígenes de varias comunidades, llenos de chamanes que hacían cultos con animales, además de ritos sagrados en las orillas de los ríos.

El agua era su principal fuente de ritos por ser la diosa generadora de la vida y la naturaleza era su fuente de cultos religiosos.

Me declaro encantada con este lugar tan hermoso! #Huila #opitadecorazón #lajaguahuila 😍💚💛

Una publicación compartida de Paola A. Salas Segura 🌸 (@paosalassegura) el

En un pueblo de brujas, eso dicen #lajagua #huila

Una publicación compartida de Andreew Heredia M (@andreew.heredia) el

Un pueblo que se detuvo en el tiempo para siempre ! #GarzónHuila #LaJaguaHuila #huilaunparaisopordescubrir

Una publicación compartida de Lenin Rojas (@leninandresrojas) el

Parroquia (La inmaculada concepción) 0:23hrs #photoinstagram #photooftheday #nikon #lajaguahuila #iglesia #night #largaesposicion #huila #lajagua #colombia #fotografia

Una publicación compartida de Fernando Cruz Ico (@fernandocruzfotografo) el

Hoy en ese pueblito colombiano dicen que existe dos clases de brujas: la hechicera y la voladora. La bruja hechicera dicen que son las nativas que supuestamente adivinan el futuro leyendo el cigarrillo y el tabaco; y la bruja voladora, son las que se asientan en los techos de las casas, y dicen que el estruendo se oye igual que una descarga de un manojo de mangos.

Sus pobladores han dicho que las brujas voladoras son inofensivas y su única función se refiere a que quieren escuchar lo que dicen las personas en sus casas. «Las historias de brujas son incontables: según la leyenda, hace muchos años en la plaza principal fue quemada viva una bruja hechicera. Por esta razón, para que nadie olvidara el episodio, cerca de este sitio fue construido un empedrado con la figura de una voladora.»

Ana Isaza
Acerca de Ana Isaza 509 Articles
Derecho de la Universidad de Medellín