Rosario, la sirena de agua dulce que se aparece en las aguas del Río Guatapurí

Rosario, la sirena de agua dulce que se aparece en las aguas del Río Guatapurí
Foto: Tomado de Internet

En las míticas y refrescantes aguas del Río Guatapurí en el Cesar llevan en su cauce la leyenda de la sirena de agua dulce que habita en estas aguas y que hoy en día es el emblema de las refrescantes aguas del Guatapurí.

En lo alto de las rocas en el Río Guatapurí, se puede ver a una sirena dorada con su torso desnudo y su cola fijada hacia el cielo, reflejando toda su majestuosidad.

El Guatapurí es uno de los principales atractivos turísticos del Cesar, no solo porque cuenta con bellos paisajes, aguas refrescantes y una linda vegetación, sino porque alberga varias historias como la que habla de la única sirena de agua dulce.

Según las historias que cuentan los ancianos en las tierras del Cesar, hace muchos años hubo en el pueblo una jovencita llamada Rosario Arciniegas, quien estaba fascinada con las aguas del Río Guatapurí.

View this post on Instagram

#rioguatapuri #Colombia #Valledupar

A post shared by Sophie Nariño Del Castillo (@brudulbudurin) on

Un Jueves Santo Rosario les pidió permiso a sus padres para ir a darse un baño al río, el calor era insoportable y las frías aguas del río la llamaban.

Sin embargo, sus padres le dijeron que no se podía acercar al río ese día y ella en su desobediencia se escapó de la casa y se fue al río.

Al llegar al lugar, se desnudó y se lanzó desde la roca más alta hacia al río, y fue entonces cuando de repente el cielo se oscureció, tronó y las orillas del río se desaparecieron.

Un rato después, Rosario se percató de que su cuerpo había cambiado, pues sus piernas ahora eran una cola de pescado que se movía con vida propia.

Los padres de Rosario y muchos de los habitantes del pueblo salieron a buscarla hasta muy tarde, pero nunca la encontraron.

Fue solo hasta el Viernes Santo que vieron a Rosario en lo alto de las rocas de las que se había lanzado y esta se despidió de sus padres con un gesto y luego se lanzó al agua.

Desde entonces se dice que se escucha el llanto de una joven en las aguas del Guatapurí, el llanto de una sirena de agua dulce que por su desobediencia se convirtió en leyenda.

Sebastian Urrea
Acerca de Sebastian Urrea 450 Articles
Comunicador social y periodista de UNIMINUTO, apasionado por el deporte, los medios digitales y la música tropical. Alegre, positivo y espiritual.