“Ruego no contagiarme en cada carrera”: Duro relato de un taxista que trabaja en cuarentena

Ruego no contagiarme en cada carrera Duro relato de un taxista que trabaja en cuarentena
Foto: El Tiempo

Un taxista de 33 años asegura que debe salir a conducir en esta cuarentena porque sus compromisos no dan espera, pero teme transportar un enemigo que está al asecho: el COVID-19.

Andrés Camacho fue entrevistado por el diario El Tiempo, a quien entregó su testimonio, asegurando que, en sus 14 años al volante, jamás había conducido tan asustado.

El taxista asegura que agradece al cielo cada carrera que puede tomar durante el día, pero no desconoce que es un gran riesgo que corre, pues podría contagiarse.

El taxista teme contagiarse

“Me encomiendo en silencio cada que se sube un pasajero, no quisiera llevar a mi familia las llaves de un hospital o un cementerio”, asegura el taxista.

Diario de la Cuarentena: El taxista que enfrenta las noche del coranovirus

Andrès Camacho, de 33 años, ha estado 14 al volante de un taxi. Nunca vio a Cali tan desolada como en estas noche debido al fantasma del covid-19. EL TIEMPO, desde las regiones.presneta testimonios e historias del aislamiento obligado. Video josval@eltiempo.com

Posted by El Tiempo Cali on Sunday, March 29, 2020

Con tristeza, el taxista recordó el día en que su colega Arnold de Jesús Ricardo perdió la vida en Cartagena a causa del COVID-19.

Tras esa tragedia, muchos de sus colegas le dijeron que no debían salir más a conducir el taxi, pues el miedo invade las calles, donde aguarda el enemigo silencioso que ha paralizado al mundo.

El taxista asegura que son alrededor de 3 mil vehículos amarillos en la ciudad de Cali y muy pocos circulan hoy día por las calles.

De hecho, sostiene que muchos de los dueños de los vehículos han optado por bajar sus tarifas, pero aun así sigue siendo difícil recoger pasajeros para sumar más de 60 mil pesos.

Camacho asegura que lleva 14 años al volante, la mayor parte del tiempo en la noche, pero nunca había visto la ciudad tan desolada.

Asimismo, sostiene que el 85% de los caleños se encuentran refugiados y salen únicamente en busca de alimentos, citas médicas o al trabajo, en los casos exceptuados.

A sus 33 años, el taxista soñó con ser piloto, pero cuando quiso ir por su diploma de bachiller, se encontró con que su colegio ya no existía.

Por otra parte, su esposa, con quien está casado desde hace más de siete años, le dice que no salga de casa, pero asegura que sus compromisos no dan espera.

Para prevenir el contagio, asegura que utiliza guantes, tapabocas y lleva consigo siempre antibacterial para estar desinfectando sus manos.

Con fe en Dios, el taxista finalmente aseguró que espera que la curva de la pandemia logre aplanarse y de esa manera se reduzca la cantidad de víctimas.

A pesar del miedo, decide salir a trabajar, con el fin de prestar un buen servicio a quien lo necesita, ganar algo de dinero y no dejar que la ciudad se apague por completo.

Facebook Comentarios

Sebastian Urrea
Acerca de Sebastian Urrea 783 Articles
Comunicador social y periodista de UNIMINUTO, apasionado por el deporte, los medios digitales y la música tropical. Alegre, positivo y espiritual.