Sin Dios no hay nada bueno

Sin Dios no hay nada bueno

Sin Dios no hay nada bueno

En el lenguaje del alma, la depresión es sinónimo de tristeza, desencanto, desilusión. Las causas de la depresión pueden ser muchas pero una, quizás la más importante, es el pecado, el alejamiento de Dios. Sin Dios no puede haber auténtica alegría; sin Dios no hay paz interior, no hay gozo, falta fuerza, la vida no tiene inspiración, pierde su sabor, se destiñe su color. Sin Dios no hay nada bueno.

VER TAMBIÉN: El sexo se adorna de mentira

Sinceramente yo no me explico cómo hacen tantos hombres y mujeres para vivir lejos de Dios y, a veces, durante demasiado tiempo. Nada bueno puede venir sin Dios. Podemos ponernos una máscara de apariencia para que los demás crean que estamos bien, mientras tanto, se nos va muriendo el corazón.

Cuando uno no tiene a Dios, tiene que acudir a otros sustitutos que, como la droga y el alcohol, aumentan la depresión y hacen más peligroso el paso por la vida. Es verdad: mientras estemos vivos, nunca vamos a dejar de tener problemas y dificultades; todos los tenemos: los que tienen a Dios y los que se alejaron de Él. Pero, qué distinto es enfrentar la vida cerca de Dios a tenerla que enfrentar solos, alejados de Dios.

El pecado trae como consecuencia la tristeza y la depresión. Volvamos a Dios para que recuperemos la alegría y la paz y seguir con gozo el camino de la vida.

 

Presbítero Carlos Mario Hincapié

Parroquia Santa Juana de Arco

Daniel Rodríguez Poveda
Acerca de Daniel Rodríguez Poveda 385 Articles
Abogado Magíster en administración de empresas. Profesor universitario y pionero en transformación digital para el crecimiento económico y social de Colombia, reconocido por el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones.