Snorri Hauksson, el islandés más “corroncho” que deslumbra con su talento

El vallenato es nuestro patrimonio inmaterial, tal y como lo ha establecido la Unesco, cobrando fuerza y color en nuestras tierras, que ha ayudado a trascender hasta el viejo continente.

Snorri Eldjárn Hauksson, un islandés que se enamoró de nuestro país y se ha convertido en un referente del vallenato en Europa, está nuevamente en el país para seguir conociendo más de su pasión.

Desde 2016, cuando llegó por primera vez a Colombia, de inmediato se enamoró de las costumbres del país y conoció en Diomedes Díaz aquella música tan sublime que estuvo buscando, cuando se embarcó en una aaventura desde su natal Dalvík, pueblo pesquero ubicado en la región de Norðurland Eystra en Islandia.

Como Música Sagrada los ha descrito este joven de 29 años, quien se encuentra en la ciudad de Valledupar y habló en entrevista con El Pilón sobre sus objetivos.

Tal vez le interese leer Las fotografías que muestran escenas sensuales e irrespetuosas con estatua de Diomedes Díaz

“Hace dos años llegué por primera vez a Colombia a aprender español, no hablaba nada, pero escuché mucho vallenato en todos lados. Con los taxistas, en mi barrio, pero mi español no era tan buen para entender, pero el ritmo y el acordeonero se me parecían a mi Cartagena. Entre viajes escuché ‘La suerte está echada’ de Diomedes Díaz, pero no podía entender la poesía”, explicó Snorri a El Pilón.

De igual manera reveló que fue el tema ‘La suerte está echada’ de Hernán Urbina y que canta Diomedes Díaz, el primero en conocer, donde el amor se vuelve algo tangible.

Hauksson aprovechó sus talentos en el canto para explotar el vallenato en las redes sociales, siendo uno de los YouTubers europeos con más seguidores en el país.

Aquí te dejamos algunos de los temas que canta con pasión este europeo enamorado de nuestro país:

Facebook Comentarios

Alexander Bermúdez
Acerca de Alexander Bermúdez 832 Articles
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo