Suplica para salvar la vida del asesino de su familia, luego de enterarse que era su propio hijo

Foto: youtube.com / mamamia.com.au

Kent Whitaker lucha contra la ejecución del asesino de su familia, luego de enterarse que el culpable del atentado fue su hijo mayor.

Bart Whitaker, de 38 años, fue capturado en México en 2005 sindicado de ser cerebro del atentando en el que su madre Tricia, de 51 años, y su hermano Kevin, de 19, murieron.

En 2007 fue condenado a la pena de muerte a pesar de las súplicas de su padre por perdonarle la vida.

Según los guardias, Bart es actualmente un preso altruista y servicial, sin embargo, debe recibir la inyección letal en su celda el próximo 22 de febrero.

La historia del atentado

Foto: oprah.com

En una noche de 2003 al llegar a su casa, luego de una cena en la que la familia Whitaker se encontraba celebrando el paso a la universidad de Bart, fueron atacados por un sujeto armado que se encontraba escondido dentro de la residencia.

En la emboscada murieron Tricia y Kevin, Kent quedó gravemente herido y Bart recibió un balazo en uno de sus brazos.

Según El Espectador, en principio las autoridades pensaron que se trataba de un robo que había salido mal.

Luego del atentado y desde su cama en el hospital en la que se recuperaba de una perforación en su tóxax, Kent juró vengarse del asesino.

Sin embargo, su fe cristiana le ayudó a perdonar al culpable aún sin conocer su identidad.

Investigación

Foto: abcnews.go.com/

Luego de un año de investigaciones, la Policía de Houston -Texas- ya habían identificado al autor intelectual del sangriento atentado.

La herida en el brazo de Bart no fue más que una puesta en escena para no levantar sospechas.

Pero ya se tenían pruebas de que el hijo mayor de los Whitaker había contratado a un pistolero para que acabara con la vida de sus padres y su hermano menor.

La teoría del robo perdió validez rápidamente ya que lo único que se perdió de la casa fue el celular de Bart.

Luego de eso los investigadores descubrieron que el hijo sobreviviente jamás se había inscrito a la universidad.

Empezaron a sospechar que esa mentira le había servido para planear el atentado.

Bart descubrió que las evidencias estaban a punto de señalarlo como culpable y huyó a México en 2004, donde permaneció con un nombre falso.

Sin embargo, un año después de su fuga uno de los cómplices confesó y Whitaker fue detenido.

La Fiscalía lo acusó de quererse quedar con una herencia estimada en 1 millón de dólares.

Kent escribió el libro «Murder by Family» donde describe su dolor.

Dice que ahora Bart ha madurado, tomó clases de religión, cursos para canalizar su rabia y recibió un título universitario.

El abogado de Bart, Keith Hampton, piensa que este es un caso único y lo describe de la siguiente manera:

Carolina Naranjo
Acerca de Carolina Naranjo 133 Articles
Periodista de la Universidad de Antioquia