Una asombrosa playa en el corazón del Pacífico

Imagen tomada de www.bitacoraeafit.blogspot.com.co

Crecimos con el mito de que las mejores alternativas para conocer disfrutar del mar era viajar a Cartagena o Cobeñas localizadas en el Océano Atlántico, ¿sí o no? Cuando la realidad es que Colombia está bañada por un hermosas playas distribuidas a lo largo y ancho del Océano Pacífico desconocidas por muchos. En pleno corazón de Buenaventura, se encuentra la playa La Barra, ubicado a tres horas en flota desde la ciudad de Cali y a 45 minutos de la ciudad de Buenaventura, un espacio perfecto para quienes buscan descanso total: arroparse con el agua del mar, ponerse al sol, tomar una buena cerveza, leer un libro, bailar un poco, adormecerse en la hamaca y ver las estrellas hasta amanecer.

Imagen tomada de www.laurabogotana.blogspot.com.co

Un 80% de los pobladores de este corregimiento cercano a las playas Ladrilleros y a 15 minutos en moto desde la playa Juanchaco, vive actualmente del turismo en el cual participa activamente toda la comunidad: “Si se necesita pescado los pescadores lo aportan, si se necesita yuca o plátano la comunidad lo aporta. Todo el andamiaje se mueve hacia la atención de quien nos visita”, aseguró el representante legal de Consejo Comunitario, Elécer Posso Bonilla, para el especial Sostenible de la Revista Semana. Repleto de paisajes vírgenes y tranquilos, esta playa pertenece al parque natural Uramba Bahía Málaga con 47.094 hectáreas, ubicado en el corazón del Valle del Cauca, Buenaventura,  que alberga una diversa muestra de especies de flora y fauna entre la que resaltan las ballenas jorobadas que año tras año entre julio y septiembre migran a estas aguas calidad a criar a sus vallenatos, como reporta el portal parquesnacionales.gov.co.

Imagen tomada de www.experienciacolombia.com

En 2008 la playa La Barra fue el escenario de ensueño que dio vida a la película “El vuelco del cangrejo” de Óscar Ruiz Navas, un largometraje colombiano que cuenta la historia del enfrentamiento entre Cerebro, líder de los afrodescendientes nativos del lugar y El Paisa, que planea construir un hotel en la Playa, mientras un extranjero espera sin ilusión a una chalupa para que lo saque de Colombia, acorde con la sinopsis de proimagenescolombia.com. Actualmente, es un escenario para recibir visitantes dispuestos a gozarse el ecoturismo con recorridos diurnos y nocturno por manglares, dormir en zonas de camping o cómodas cabañas construidas por sus habitantes, piscinas naturales y apreciar los oficios tradicionales de mujeres del lugar como el de recoger Piangua, un molusco muy apetecido para preparar arroz, cazuelas, etc. De hecho, la gran recomendación para quienes van de visita a la playa La Barra es sacarle el jugo a la gastronomía del lugar tan rica en manjares de mar como el pescado frito y el sancocho de pescado.

Ceviche de Piangua. Imagen tomada de www.tripadvisor.com

Como cuenta la Revista Semana en su especial Sostenible, el corregimiento La Barra ha aprovechado los cerca de 525 millones entregados por el Departamento para la Prosperidad Social (DPS) a través de su programa Iraca, hasta ahora, para propiciar proyectos técnicos y sociales en la zona entre los que destacan: tratamiento de residuos, cultivo de productos tradicionales de la zona como yuca, papa china, plátano y banano, financiación de lanchas pesqueras con motor, dotación de lencería para las cabañas, kits para los pescadores y una lancha con capacidad para 25 personas, entre otras. Sin duda, es una playa que emana realismo mágico como símbolo de esperanza después de la guerra, empuje, solidaridad comunitaria, amor por lo propio y por el medio ambiente. No es de extrañarnos pues que quienes lo conocen hayan llegado a noMbrarlo como el paraíso del Edén.

Imagen tomada de www.proimagenescolombia.com
Facebook Comentarios

Natalia Calderón Ruiz
Acerca de Natalia Calderón Ruiz 30 Articles
Comunicadora social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana