A usuaria de Uber le cobraron 467.695 pesos por un viaje en Cartagena

Archivo.
Archivo.

En las redes sociales de Cartagena hay indignación con la plataforma de Uber, y no es para menos, porque a una usuaria le cobraron nada más y nada menos que un viaje por 467.695 pesos.

La sorprendente factura de la aplicación se le fue debitada de su tarjeta el 13 de octubre de este año. Sin embargo, Ana Karina Arrazola lo dio a conocer por estas fechas, ante una insólita respuesta de Uber.

Tomado de Facebook.

“Cuidado con Uber en Cartagena. En un viaje del centro a castillogrande me cobraron una tarifa excesiva, de COP 467,695. Confiando en el buen servicio que anteriormente prestaba la aplicación, solicite el reembolso segura de obtenerlo”, señaló Ana Karina en sus redes sociales.

En una entrevista con El Universal, la joven señaló que ““Revisando mis viajes de Uber me encuentro con un viaje del Centro a Castillogrande por $467.695. Reviso mi tarjeta de crédito y efectivamente me hicieron el cobro y en otra tarjeta me cobraron 7 mil pesos, como si hubiesen definido el monto de la carrera y el monto por otro cargo que me hicieron”, contó Arrázola.”

Tomado de Facebook.

A raíz de este suceso se pronunció la plataforma, que afirmó que “Hemos revisado tu viaje y este ajuste se debe a que nos comentó tu conductor que en el viaje hubo un percance en donde se dañó el asiento del auto con una caja. Debemos realizar el cobro de la tarifa de reparación para compensar el tiempo y los cargos derivados de arreglar lo sucedido. Lamentamos mucho las molestias causadas. Si no estás de acuerdo con este cobro o si tienes alguna duda, por favor envíanos más información de lo sucedido en tu viaje para poder revisar a profundidad este inconveniente”.

Finalmente, la usuaria enfatizó que el conductor de ese vehículo ya registrado estos valores en su historial.

 

Facebook Comentarios

Alexander Bermúdez
Acerca de Alexander Bermúdez 832 Articles
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo