«Vaya mijo, coja el peso y me trae la leche»: mamá de los 70s

peso oro
banrep.gov.co
banrep.gov.co

Era el año de 1973, la sociedad colombiana tenía un salario mínimo de $660 pesos de oro. Estábamos en camino de experimentar la desaceleración de los años 1980 y todavía ignorábamos que en sólo 20 años íbamos a estar hablando de pesos, no de oro, y acumulando ceros en nuestra moneda nacional. Aquí te presentamos la historia del billete de un peso de oro y algunas cosas curiosas sobre esa época.

peso de oro
banrep.gov.co

El billete de un peso de oro, en donde Bolívar y Santander hacían alarde de sus figuras, fue impreso el 7 de agosto de 1973. Su nombre se resaltaba por la famosa frase, que seguro recuerdan las generaciones pasadas, que mencionaba que “el Banco de la República pagará al portador un peso oro”. Las líneas azules y los trazados con adornos acompañaban el logotipo posterior de la institución bancaria junto con una silueta imponente del cóndor de los Andes, que prescindía el boceto de un representativo Nevado del Ruiz.

El poder adquisitivo de los colombianos ha decaído drásticamente en las últimas dos décadas. Desde el año 1997 hemos estado sufriendo un desbalance en la moneda nacional que nos ha obligado a buscar soluciones alternativas de financiación; pero no todos corren la misma suerte. Lo que hoy en día se puede comprar con un salario mínimo legal mensual vigente, es muy diferente a lo que se podía comprar en 1973.

Barril de leche
posdatadesdehonduras

Un peso de oro en ese momento, equivalía en porcentaje, de manera irónica, a casi lo mismo que equivalen mil pesos hoy si tenemos en cuenta el salario mínimo legal del año. Pero la diferencia con la capacidad adquisitiva es sorprendente. En ese momento, el dólar estaba a un altísimo precio de $24 pesos oro, pero eso parecía no preocupar mucho la economía interna.

Botella de leche
alqueria.com.co

“Vaya mijo, coja el peso y me trae la leche”. Con un simple peso podías ir a la tienda y comprar leche: haciendo que el tendero se acercara al enorme barril para sacar el lácteo con algún cucharón grande. No habían bolsas con logotipos: habían botellas de vidrio. El peso alcanzaba para el litro, o un poco más, y sobraba: algunas veces se compraba algún dulce como premio.

Moisés Gaviria Piedrahíta
Acerca de Moisés Gaviria Piedrahíta 118 Articles
Derecho, Ciencias Políticas y Jurídicas de la Institución Universitaria de Envigado